Por: Redaccion//aquitamaulipas.com

Matamoros, Tamaulipas (10/05/2017).-           Estudiantes y la comunidad de Matamoros han manifestado preocupación por la popularidad que tiene un desafío lanzado en las redes sociales Facebook y WhatsApp, llamado “La ballena azul”, en el cual se imponen retos autodestructivos a sus seguidores, que terminan en el suicidio.

Daño físico y mental
En las últimas semanas el tema de “La ballena azul” se ha hecho viral debido a que se le adjudican suicidios de menores de edad en Rusia, donde presuntamente fue creado un grupo con ese nombre.
Darin Cruz Martínez, estudiante universitaria, afirmó que los compañeros de su escuela y amigos de redes sociales han mencionado mucho ese desafío diciendo que para entrar al grupo “alguien te manda una invitación y si la aceptas luego te van poniendo retos para que te lastimes física o psicológicamente hasta que llegues al suicidio”.
Algunos de los retos tienen que ver autoinfringirse tortura física, como cortarse en manos, brazos y piernas, pero también mentalmente viendo videos de terror y música que es enviada por el administrador del grupo.

Los 50 retos
Hasta hace unos días estuvo en funcionamiento una página de “La ballena azul” en español, en la cual se podía leer la lista de los 50 retos.
La página fue desactivada pero se pudo conocer que los retos comienzan pidiendo a los nuevos miembros que se hagan cortes con cuchillos en las manos y que envíen una foto de estos al administrador.
De manera gradual los desafíos aumentan su nivel nivel de peligro, como levantarse a las 04:20 de la mañana un día y subir al techo más alto posible, otro pararse en el borde de un puente y otro día visitar las vías del tren a esa misma hora.
Estos van intercalados con otros más simples como dibujar una ballena y sacarle una foto para mandarla al administrador, o publicar como estado en redes sociales “#i_am_a_whale”, que significa “soy una ballena” en inglés.
También hay indicaciones de reunirse con “otra ballena”, es decir otro integrante del grupo y un día hacerse algo que cause mucho daño hasta enfermarse. El último reto es saltar desde un edificio alto y morir.

Supervisión de los papás
Felipe Cázares, dirigente de la organización Jóvenes por la Paz, mencionó que en las escuelas se han suscitado comentarios de alumnos que dicen conocer a otros que entraron al desafío.
Reconoció que “los peligros en las redes están a la orden del día y, sobretodo, para los adolescentes que no tienen la supervisión de sus papás”.
Por ello recomendó que busquen otros espacios para poderse divertir, como ir a talleres de robótica o inglés. “También hay talleres culturales y de pintura en otros espacios, los chavos deben mantenerse ocupados y que no les gane el ocio”, expresó.