Proponen crear fondo para víctimas de feminicidio.

0
67

***No hay registro en Tamaulipas de víctimas de este delito: Rigo.

De la Redaccion//aquitamaulipas.com

Ciudad Reynosa, Tamaulipas (24/06/2020).-                 El diputado local del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, Rigo Ramos Ordoñez, lanzó una coherente iniciativa para crear en principio de cuentas un padrón de niñas, niños y adolescentes huérfanos, víctimas de feminicidios, para que en un siguiente paso se derrumbe la omisión histórica y se cree un fondo estatal para proteger a todos estos menores de edad que quedaron en indefensión.

Precisó el legislador que el año pasado el Instituto Nacional de la Mujer documentó que solo en el año 2019, unos 3,000 niños y niñas, así como adolescentes, quedaron huérfanos al morir sus madres asesinadas, pero afirmó ”en Tamaulipas no sabemos aún, ni cuántos son al menos de ese lapso, mucho menos cuál es la cifra total, o cuáles son sus nombres para dimensionar la ayuda que deben proporcionárseles…”

Ramos Ordoñez, dijo que a través de ese fondo se buscaría otorgar becas para la manutención de niños y adolecentes huérfanos, proveyéndolos de educación en planteles del estado.

Otro aspecto que se debe legislar una vez obtenidos todos los datos necesarios es el que refiere al otorgamiento de consulta médica, hospitalización y medicamentos para estas personas encasilladas como “víctimas indirectas” del delito.

Hablando fuerte desde lo alto de la tribuna el dinámico diputado de MORENA, originario de Reynosa, señaló que ya es hora de que el estado asuma su responsabilidad en la atención de este grupo vulnerable de nuestra sociedad tamaulipeca.

Precisó que los derechos humanos se deben proteger sin limitaciones y en este caso especial no debe haber limitaciones; es una obligación legislativa, moral y política que debe ejercerse en este como en otros casos en que a la injusticia de perder a la madre se suman desatinos gubernamentales, como el abandono de los menores de edad, que en el mejor de los casos se quedan en manos de cercanos familiares, mientras que en otros se les remite a casas hogares donde luego son adoptados, inclusive violando los protocolos.